Enron y Maddof, arquetipos de fraude financiero

Ibiza Melián 27 diciembre 2008 2

Contando dinero 

www.bigfoto.com

Anteriormente comentábamos que nada tiene que ver la inviabilidad de la aplicación de la teoría liberalista en la época actual, con los recientes incidentes de picaresca financiera. Entre los que asoman supuestos delitos de guante blanco. Cabe destacar por sus dantescas repercusiones dos casos reveladores: Enron y Maddof. Los cuales seguramente con el tiempo, servirán como guión cinematográfico a la industria de Hollywood. Convirtiéndose en éxitos taquilleros.

A finales del 2001 estalló uno de los más llamativos fraudes empresariales planificados de la historia. Enron Corporation estaba valorada dimensionalmente como la séptima compañía norteamericana, empleando a 21.000 personas. Originariamente se dedicó a la transmisión y distribución de electricidad y gas a través de Los Estados Unidos, y al desarrollo, construcción y operación de plantas de energía, oleoductos, etc. por todo el mundo. Con el transcurso de los años su desarrollo evolucionó al área de las comunicaciones, manejo de riesgos y seguros en general. Siendo considerada por la revista Fortune como la firma más innovadora consecutivamente entre 1996 y 2000. Su Presidente fue declarado el 25 de Mayo de 2006 culpable de fraude y maniobras financieras para ocultar las pérdidas y exagerar las ganancias, con el fin de atraer el dinero de los inversionistas; también su ex director ejecutivo fue condenado como responsable de conspiración. Contando con la connivencia de la entonces prestigiosa auditora, Arthur Andersen. Con su presencia en cerca de 40 países y una serie de empresas asociadas, el colapso de ENRON, repercutió negativamente en los mercados energéticos en general y en varias entidades que le habían otorgado créditos o tenían contratos con ella.


La que podría ser la mayor estafa jamás conocida, la del operador de Wall Street, Maddof Investement Securities, se estipula que asciende a 50.000 millones de dólares. Bernard Maddof, expresidente de Nasdaq, confesó un desfalco piramidal que sostuvo por más de 20 años. El presunto delincuente pagaba a sus clientes con el dinero que recibía de otros nuevos y no con retorno de inversiones reales. La gravedad del problema radica en que a las autoridades financieras y supervisores de EEUU se les escapó percibir la operación millonaria que duró más de dos décadas. Afectando al parecer a importantes bancos europeos, o instituciones de Asia, como Nombra Holdings, que aseveró tener inversiones depositadas por un montante de 302 millones de dólares. Desencadenando además trágicos incidentes. Hace escasos días hemos sabido del supuesto suicidio del adinerado aristócrata francés Rene Thierre de la Villehuchet, de 65 años, quien puso en manos de Bernard L. Madoff casi 1.400 millones de dólares de los clientes de su firma Acceess Internacional Advisors, con sede en Nueva York. El 23 de Diciembre a primera hora de la mañana fue hallado el cadáver del inversor francés en su despacho, con cortes en las muñecas y en la parte interior de los codos. Cerca se descubrieron también pastillas para dormir.