Te ayudamos a escoger un préstamo hecho para ti

Pablo 21 mayo 2015 0

El-Liberalismo -BORRADOR- ING

A la hora de pedir un préstamo, debemos consultar detenidamente qué banco o entidad financiera nos hará el proceso más fácil y cuál será el que mejor se adapte a lo que necesitamos. Por ejemplo, un banco con un tipo de interés alto o cuyo proceso de solicitud sea demasiado complicado hará que nos arrepintamos de haber empezado una relación con ellos. Aquí os dejamos la comparación de tres préstamos de bancos para que comparéis.

Préstamos de BBVA

El banco BBVA también es uno de los más conocidos, pero el tipo de interés nominal (TIN) es algo más elevado que en los préstamos de ING (7,5% frente al 6,95% de ING). Los préstamos a través de BBVA también se pueden solicitar desde su página web, pero los requisitos son algo más exigentes, como por ejemplo, tener la nómina domiciliada e incluso puede que contratar algún otro servicio financiero. Estos préstamos tienen gastos de apertura y cancelación, algo con lo que mucha gente no cuenta.

Préstamos a través de ING

ING es uno de los bancos que más ha crecido en los últimos años, y esto se debe en su gran mayoría a las facilidades que ofrece a los clientes nuevos y a los que ya están con ellos. Los préstamos de ING pueden solicitarse a través de Internet en su web y no tendremos que acercarnos a ninguna sucursal. Es tan sencillo como rellenar el formulario, entregar la poca documentación necesaria a un mensajero que irá a casa de manera gratuita y esperar la respuesta inmediata. No tiene gastos de cancelación ni de apertura, algo a tener en cuenta y que nos hará ahorrar más de 400€ de media. Los préstamos de ING son unos de los que menor interés tiene y con el que más se ahorra, a corto y largo plazo.

Préstamos del Banco Santander

Los préstamos solicitados con el banco Santander varían según la razón del préstamo. El tipo de interés y las comisiones varían según el destino del dinero (compra de automóvil, estudios, proyectos empresariales, etc.), se puede decir que están más personalizados pero, al igual que el BBVA, las comisiones están presentes en la operación. Otra de las desventajas es que en su página web no existe demasiada información al respecto, por lo que tenemos que estar poniéndonos en contacto con un agente o acudir a una oficina, algo que requiere un tiempo que puede que no todo el mundo tenga.