REUNIFICACIÓN DE CRÉDITOS

Marta 28 febrero 2013 0



La reunificación de créditos es una posibilidad que ofrece el sistema financiero a aquellas familias o personas que se ven en dificultades para hacer efectivos los pagos de las distintas deudas contraídas.

El sistema es muy simple, ya que no se trata más que de unificar todas las deudas en una sola, pagando una cuota mensual más baja y alargando el periodo de amortización por varios años. De este modo, las unidades familiares podrán hacer frente al pago de los distintos préstamos y seguir teniendo dinero para las necesidades básicas de sus vidas cotidianas.

Los créditos se reagrupan en torno a la hipoteca, suponiendo una ampliación de la misma, añadiéndole todo tipo de deudas, como préstamos personales, compras realizadas con la tarjeta de crédito, mensualidades atrasadas de la hipoteca o comisiones por demora en el pago.

De un tiempo a esta parte, la reunificación de créditos era una opción que ofrecían directamente los bancos y las cajas de ahorro para evitar impagos de sus clientes, pero tras los malos ejercicios económicos recientes, se han vuelto menos propensos a la negociación. De esta forma, han aparecido multitud de intermediarios financieros que se encargan de negociar con los bancos en nombre de los particulares a cambio de una sustanciosa comisión.

Para una familia en aprietos económicos, la opción de la reunificación de sus deudas debe ser una de las últimas que se plantee, porque aunque a corto plazo parece una solución perfecta, lastrará la maltrecha economía doméstica durante mucho más tiempo del debido. Lógicamente, ante casos de insolvencia que no puedan ser resueltos de otra forma más ventajosa, es una opción lógica.

Algunas de las opciones previas a las que se puede recurrir antes de decidirse por una reunificación de créditos por parte de una empresa intermediaria, son la de ampliar la hipoteca actual para cancelar las restantes deudas menores o subrogar la hipoteca y mejorar las condiciones del préstamo.