La estrategia más usada: la política del ventilador

Ibiza Melián 16 febrero 2009 5

Ventilador 

Ventilador

Cada vez el panorama económico español se torna más oscuro. Desde Europa nos anuncian que de no variar el rumbo en la toma de decisiones, situaremos aún más lejos la recuperación. Por si fuera poco, perdemos posiciones en la OCDE, y de cara al verano, se intuye que el ritmo en la destrucción de puestos de trabajo no aminorará.

Las PYMES escuchan atentamente las noticias concernientes a la concesión de posibles ayudas, dirigidas a la obtención de liquidez. Pero lo cierto es que vayas donde vayas, la respuesta es siempre la misma, un rotundo NO. Los autónomos agonizan, incapaces de ver la salida. La industria turística vende establecimientos legendarios en todo el territorio nacional.

Hace pocos días hablaba con un hotelero y me comentaba amargamente que en mayo cerrará un inmueble, poniendo consecuentemente a más de trescientas personas en la calle. Otro me decía que había presentado la petición voluntaria para acogerse a la reciente ley concursal, antes de que fuera registrada por sus proveedores. La semana pasada leía que una empresa de explotación turística hacía igualmente lo propio. Sin embargo estos no son los únicos casos, sino que existen muchos más.


Y al ciudadano de a pie ya casi ni le preocupa que baje o no el euribor, porque independientemente del tipo al que esté, no podrá hacer frente a su hipoteca si no dispone de una nómina. Siendo bastante frustrante quedarte al paro y que te den una prestación, puesto que lo que necesita el ser humano es sentirse útil permitiéndosele mostrar sus cualidades en una actividad laboral, autorealizándose como individuo. Ya que la limosna siempre es humillante.

Miles de familias subsisten gracias a Cáritas u otras organizaciones. Quien cita en su último informe que un alto porcentaje de las solicitudes que reciben corresponde a parejas entre 30 y 40 años, con un hijo a su cargo. Cuyos miembros poseen la suficiente cualificación profesional, y no tienen ningún tipo de problema de exclusión social. ¡Vamos!, que cualquiera de nosotros engrosaremos esta estadística de un momento a otro.

No obstante con la angustia que esto supone, se agrava la tesitura cuando miras a las administraciones públicas y te percatas de quien las riges. Cargos públicos llenos de odios y rencores, que no saben ni lo que es la vergüenza, ni la seriedad. Se sientan, dicen hoy una cosa y mañana otra. Demonizan a los tránsfugas, para acto seguido gobernar con ellos. Concediendo entrevistas que lo único que generan es más desasosiego  y descrédito en el Sistema. Empleando reiteradamente su estrategia favorita, la política del ventilador: “lanza mierda, que siempre algo queda”. No ofreciendo soluciones o alternativas, sino trasladando con sus declaraciones toda la presión en el contrario, para que sus descarnados actos puedan pasar desapercibidos.

De seguir con esta línea de actuación, francamente, me parece a mí, que tarde se darán adecuadas respuestas a los residentes sobre sus problemas. ¿Tú que opinas?