La innovación es la clave del éxito

Pantalla ordenador 

www.freeimages.co.uk

Durante las últimas décadas la tecnología ha avanzado vertiginosamente, modificando consecuentemente las relaciones sociales. Los medios de difusión, hasta hace poco unidireccionales, enfocados particularmente a expandir un pensamiento único, han dado paso a la interactuación en el ciberespacio, con el dominio de los flujos informativos por parte del usuario. Si no estás presente en la red, simplemente, no existes. Pero esta realidad, de la que ya es imposible escapar, no termina de calar en el sector turístico español.

Preconizan los últimos informes, que muchas empresas en pro de una mayor austeridad en los gastos, con el fin de salvaguardar el óptimo resultado de sus ejercicios, destinarán al apartado de publicidad una menor cuantía. El medio mayoritariamente elegido será Internet, más barato que los tradicionales canales de comunicación de masas (prensa escrita, radio, TV…) y con un mejor ratio coste-repercusión.

Por otro lado, desde hace años los turistas optan por contratar los servicios de los que disfrutarán en sus vacaciones, de forma segmentada y directamente en los portales del prestador. Cada vez son menos los paquetes vendidos. Suplen al agente de viajes por las redes sociales, donde otros viajeros relatan sus experiencias, valorando: hoteles, compañías aéreas, destinos,…, opinión a la que otorgan una gran credibilidad. Si a esto sumamos la comodidad que supone comprar desde casa tranquilamente a cualquier hora, pudiendo comparar entre una extensa oferta, se convierte en el conducto comercializador por excelencia.

Sin embargo, tristemente, aún existen numerosas compañías españolas que no disponen de web, o la que tienen sólo es informativa, imposibilitando la transacción del cliente. En otros supuestos no cuidan su imagen en el medio, lo que es de suma importancia, porque una nimia negativa noticia puede alcanzar al instante la dimensión de una gran tempestad. Este económico y universal escaparate propagandístico es prácticamente desaprovechado.

Es inconcebible que la promoción de múltiples destinos patrios casi se ciña a la edición de un simple folleto a repartir en ferias y muestras, terminando antes de que el visitante salga de ellas en el cubo de la basura, lo que se traduce en una efectividad escasa y un impacto ecológico no deseado al despilfarrarse papel y no reciclarse. Los mundos virtuales, como “Second Life”, ya han sido descubiertos por resorts de países emergentes. Aunque nosotros obviemos este espacio global como posicionamiento de marca. 

En cuanto a fidelización del cliente, se puede recurrir, dentro igualmente de los avances tecnológicos: al envío de “Newsletter” por correo electrónico, informando de los eventos relevantes de la zona turística concreta, al aviso por SMS de la celebración de actos significativos en el lugar,…

El contexto vigente, exige desaprender teorías pasadas y aprender nuevas técnicas, no podemos continuar vendiendo nuestro producto de la misma forma que lo hacíamos hace veinte años. Resulta esencial conocer las modernas tendencias, información a suministrar por los Observatorios Turísticos. Sólo a través de la innovación alcanzaremos el éxito, lo contrario, en un  destino maduro como el nuestro, supondría el declive.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies