Escasez de alimentos para el 2050

Pablo 29 Septiembre 2014 4


55305_españa-crisis-fuga_de_cerebros

Los enormes cambios en la producción y distribución de petróleo en el mundo han originado que los gobiernos analicen nuevas formas de obtener productos energéticos para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, obtener energía de una forma ajena a la tradicional todavía necesita de grandes inversiones para mantener el equilibrio medioambiental, presupuesto que las grandes empresas todavía no están dispuestos a sacar de sus bolsillos. Se calcula entonces que el petróleo seguirá siendo el gran protagonista de las reformas energéticas durante los próximos 10 años.

El gas natural, posible sustituto ante una escasez del oro negro, no sigue caminos muy distintos en su comercialización, razón por la que muchas naciones siguen manteniendo sus reservas en crudo. La situación tan inestable del precio del petróleo ha originado una especulación sin precedentes en su precio, creando grandes fluctuaciones en el costo de los alimentos como el maíz y el trigo. Así, la producción de estos granos está resultando insuficiente para el consumo mundial, pues se prevé que para el 2050, año en que la población será de 9.000 millones de personas, se necesitará aumentar la producción en un 70%, una labor extraordinaria que, de no cumplirse, generará graves crisis de orden social, civil y bélico. Como ejemplo actual de la posible crisis de alimentos que se avecina, encontramos a Egipto, cuya tercera parte de la población se encuentra en la pobreza y en donde es necesario importar 6 millones de toneladas de trigo para la elaboración de pan subsidiado. Este país ha permitido que la urbanización sin control reduzca los terrenos destinados a la producción agrícola, lo que le impide tener una reserva de granos almacenada para emergencias alimentarias.

El caso de esta nación no es aislado y, de no tomar medidas de precaución, los precios serán tan altos que será imposible cumplir con el objetivo de eliminar el hambre en el mundo.