Apostar por la Investigación, Desarrollo e innovación

Ibiza Melián 28 Abril 2009 0

Imagen de previsualización de YouTube

 

Hoy nos amargaban el desayuno, una vez más, las noticias concernientes a nuestra mala situación económica. Tras las informaciones provenientes la semana pasada desde el otro lado del Atlántico, concretamente del banco estadounidense Citigroup, que apuntaban a que en el 2010 llegaríamos a una tasa de [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] cercana al 20%; ciertos rotativos siguen empeñados en alarmarnos con el dato de que ya existen regiones españolas que ostentan la calamitosa cifra del [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] y zonas que rosan actualmente [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]. Desde luego para echarse las manos a la cabeza.   

Pero es más, se estima que esta tendencia proseguirá ascendiendo. ¿Y por qué, si incluso se habla de deflación, es decir, caída continuada de los precios de los bienes y servicios? Resulta evidente, de nada te vale cuán baratos sean los productos, si no dispones de dinero para comprarlos.

Los bancos continúan sin aportar a las empresas la liquidez necesaria. Muchas ante ello barajan dos opciones: o bien [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], o directamente cesar la actividad. Un ejemplo es el [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] que manifestaba recientemente que cerrará 300 oficinas en dos años. Las autoridades recomiendan a los trabajadores [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], aseverando que ni los que desempeñaban su función en entidades financieras, ni los de la construcción, retornarán a sus antiguos puestos.


Los Ayuntamientos piden ayuda a gritos, ya que son incapaces de hacer frente a la avalancha de ciudadanos que se acercan a solicitar lo imprescindible para seguir subsistiendo. Y mientras la polémica está servida, en cuanto a financiación autonómica se refiere. La Constitución Española en su artículo 2 recoge el principio de solidaridad entre todas las Comunidades. Sin embargo, la legislatura pasada se aprobó el controvertido Estatuto de Cataluña, y parece ser que ahora algunos pretenden ceñirse al refrán: “Donde dije Digo, digo Diego”.

No obstante para salir de esta crisis sólo cabe: incrementar el flujo monetario e invertir en Investigación, Desarrollo e innovación  (I+D+i) . Es ilógico que poseamos una de las tasas más altas de fracaso escolar, siendo en algunos puntos del 70%. Que nuestros médicos y enfermeras prefieran irse a Portugal o Inglaterra a desempeñar su labor. Que el espíritu emprendedor no prenda en los jóvenes.  Que la buena e imprescindible ambición, que es la que mueve a los países a mejorar constantemente, aquí sea interpretada como un estigma; valorándose más el conformismo o la autocomplacencia.

A estas alturas ya nadie duda de que nos hayamos ante un gran reto, que pasa ineludiblemente por un cambio de mentalidad y prioridades. ¿Seremos capaces de acometer estas reformas a tiempo? ¿O estaremos condenados, como apuntaba el Premio Nobel Paul Krugman, a un proceso lento y doloroso? ¿Tú que opinas?